domingo, 27 de enero de 2013

ALIMENTACION CON BOTERO



Seguro sabéis cómo me gusta Fernando Botero y habéis visto en algunas de mis presentaciones imágenes de sus obras.
El artista colombiano dice que “no pinta gordas”, pero lo que está claro es el peculiar modo en el que destaca el volumen, la abundancia y el color, en sus Naturalezas Muertas, en sus retratos de bailes, fiestas, meriendas campestres, bodegones…



El pasado mes de diciembre tuve la oportunidad de poder visitar su exposición, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Me encantó. Disfruté ante cada cuadro, color, escena, matiz… En total 79 obras que recorren 60 años de su personal modo de pintar. Guiaba un taller sobre arte y alimentación que todos disfrutamos muchísimo, y en el que quedó patente la influencia de la cultura alimentaria colombiana sobre Botero.



Me quedo especialmente con sus Naturalezas Muertas, donde flores, frutas y menaje, se mezclan y nos transportan a otro lugar, dónde las formas son diferentes, donde no hay “obesidad” y si frutas, que nos invitan a sentarnos a la mesa, o sobre una manta en el campo, para degustar estos nutritivos y reconfortantes alimentos, en compañía o en soledad.



Ya en la calle, en plena Gran Vía, nos topamos con una escultura en bronce, “Caballo con bridas”, que en palabras de Vargas Llosa nos transmite “quieta y suntuosa abundancia”.
Si podéis, id a verla, creo que la van a dejar unas semanas de febrero.