jueves, 14 de marzo de 2013

LA VIDA BIEN VALE UN RIÑON DE UN DONANTE



Hoy 14 de marzo es el Día Mundial del Riñón y el lema es "Riñones para la vida: Paremos la lesión renal aguda". Lo celebran la Sociedad Española de Nefrología (SEN), la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN) y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Todas las asociaciones ALCER en nuestro país salen a la calle para informar a la sociedad sobre la importancia que tiene el cuidado de nuestros riñones y prevenir esta patología renal.

Hace años conocí a Pepa Gómez, presidenta de ALCER Málaga http://www.alcermalaga.org/es/ , una luchadora comprometida con la asociación, los pacientes y sus familiares. Desde entonces la he visitado varias veces y le he llevado a mis alumnos para que personalmente les explique la importancia de una vida sana para cuidar los riñones, y la necesidad de vigilar la enfermedad renal. Pepa pone pasión en cada palabra, en cada aclaración y mi alumnado siempre ha quedado encantado. Es capaz de poner cara a la enfermedad renal, explicando sintomatología, factores de riesgo, cuidados… y recalcando la importancia de la prevención.

Todos los pacientes renales no están afectados de igual modo ni el tratamiento que necesitan es el mismo. Lo que sí es común, es la importancia que en todos ellos tiene el cuidado de su alimentación y el entendimiento de unas pautas para cuidarla y mejorar su calidad de vida puesto que mejorará su salud.


Debemos entender que las modificaciones en la dieta del paciente renal no son fáciles, hay restricciones y el modo de preparación o procesamiento hay que pautarlo de un determinado modo. Destaco particularmente la importancia de individualizar cada tratamiento dietético pues cada paciente renal tiene unas necesidades, gustos o un tratamiento específico.

En un día como hoy, hemos de recordar, además, que la alimentación en la enfermedad renal ha de ser agradable, sabrosa, variada, compatible con la vida de la persona y sus relaciones sociales, creencias religiosas o su cultura. Ya os digo que no es fácil pero tampoco es imposible. Me consta que desde las diferentes asociaciones y sociedades científicas se está ayudando a guiar a los pacientes para que lo logren y así aumenten su esperanza de vida, siendo esta de calidad.

Hoy en Málaga un pasacalles nos ha recordado que nuestros riñones dan vida y que la vida bien vale un riñón de un donante.