jueves, 2 de octubre de 2014

¿QUÉ SABES DE LA CHÍA?


La chía (Salvia hispánica L.) es una planta herbácea y sus semillas son  especialmente ricas en ácidos grasos alfa-linolénico, omega 3.  También contienen omega 6. Ambos ácidos grasos son esenciales para nosotros y necesitamos ingerirlos con la dieta.


Además estas semillas son muy ricas en flavonoides y contienen vitaminas del grupo B.




En relación a las proteínas que tienen, os cuento que son de buena calidad, esto está relacionado con los aminoácidos esenciales que presentan en su composición nutricional. Y puede ser interesante el que no contengan gluten.



En cuanto a sus minerales, es muy rica en calcio, hierro, magnesio, potasio, fósforo, zinc y manganeso. Y muy pobre en sodio, como muchos alimentos de origen vegetal.



Posee una gran cantidad de fibra soluble. En concreto son los mucilagos los que posibilitan el cambio en sus cualidades organolépticas y cuando dejamos las semillas en agua, leche o zumo, tienden a  aumentar su tamaño y su textura se vuelve suave.



Si revisamos bibliografía y estudios científicos sobre el resultado en la salud de población que la consume, no encontramos demasiada información.



Algo que me preguntan a veces los pacientes, al respecto de la chía, es si les va a solucionar sus problemas con el colesterol, con la tensión o les va a ayudar a perder peso. La repuesta es que puede ayudar a participar en el cuidado de su salud, pero que probablemente serán otros muchos alimentos saludables y los cambios en sus hábitos de vida los que le terminen ayudando más que las semillas de chía.



Por tanto, las semillas de chía pueden ser una ayuda (que no suple al tratamiento de su Médico ni de su Dietista-Nutricionista) frente al estreñimiento, al control de la glucosa en sangre, de las cifras de tensión arterial, de la absorción de colesterol o el control del apetito… al igual que los son otros alimentos maravillosos repletos de antioxidantes como la granada, los arándanos, las legumbres o los madroños.  ¿Por qué? Pues veréis, aún teniendo esta semilla buenos nutrientes… no tomamos kilos de ella, así que no vamos a poder alcanzar las cifras de fibra, omega 3 u omega 6… que necesitamos a diario. Tendríamos que consumir muchísimas semillas y eso no lo vamos a hacer, la dosis normal está en unos 10g y eso ya es bastante.



Os dejo un enlace para que podáis consultar su composición nutricional.

El próximo post espero no tardar tanto en escribirlo.


Ana Márquez Guerrero

Diplomada en Nutrición Humana y Dietética

Diplomada en Enfermería

Licenciada en Antropología (Salud y Enfermedad)